El día de ayer por la mañana volví a confirmar que el futbol es Pasión, es amor, es cariño, y sobre todo es un imán para los niños. Esos niños que sueñan algún día pertenecer a la institución de sus amores que es el equipo de Correcaminos de la UAT, se visualizan ingresando desde sus fuerzas básicas a edades tempranas realizando su proceso formativo y así posteriormente realizar el proceso competitivo de 3ª división, de 2ª división y así, hasta llegar al primer equipo de la Liga de Ascenso MX.

Me dio mucho gusto ver como la alegría de estos niños se desbordaba al observar el entrenamiento y por momentos imitar a sus jugadores favoritos, aun sin que tuvieran un balón real de por medio y todo lo dejaban a la imaginación.

Estos niños estaban más que felices por ver como el correcaminos entrenaba no importando las condiciones climatológicas, con llovizna constante y no importando observarlo desde la reja de la puerta principal del centro de formación. No quiero, y a la vez si quiero imaginarme el día a día de estos niños en su casa, en la escuela, donde en todo momento están al pendiente de las incidencias de lo que ocurre con los correcaminos y más aún cuando forman sus equipos en la colonia y realizan sus partidos en la calle o en los parques o el patio de su casa y gritan a todo pulmón los goles que logran y cuando gritan con mucha fuerza el nombre de su jugador favorito.

Algo así como: Nurse la recibe de pecho, la tiene controlada, burla a dos rivales, entra al área y tira cruzado y GOOOOOLLLLLLLLL, GOOOLLLLL DE NURSE, GOL DE NURSEEEEE. Quien no vivió estos momentos de felicidad y de alegría en su niñez, ¿quién no los vivió? También me los quiero imaginar cuando llegan al estadio con ese nervio de correr desde que ven las gradas y así poder sentarse en lugar cerca del campo donde le puedan echar porras a sus jugadores, alentarlos, conminarlos a que den todo lo que tienen de futbol para poder obtener el triunfo contra el rival en turno. Por este medio le doy la gracias de verdad al Señor que se molestó y que llevo a estos niños al entrenamiento del “Corre”, ya que también participó de alguna manera al pedirle a los jugadores detuvieran la marcha de sus autos a la salida del CeFor y así poder sacarles la foto del recuerdo. Gracias a los jugadores que cumplieron ese sueño de los niños y les hicieron su día maravilloso. La directiva del correcaminos debe de estar al tanto de estos pequeños y tener en cuenta que serán los futuros seguidores del club y porque no, hasta los futuros jugadores.

Comentarios al correo: zurdofutbol@hotmail.com