Renato Ibarra y algunos de sus familiares fueron llevados al Ministerio Público la noche de ayer, ya que según los últimos reportes, el ecuatoriano habría golpeado a su pareja, quien se encuentra embarazada.

En la declaración de Lucely ante el MP, señaló que no es la primera vez que la golpeaba el atacante. En la madrugada el médico legista revisó a la mujer en el hospital Ángeles. Y amplió su declaración ante MP.

La violencia familiar no es considerado un delito grave, su pena podría ir de los 6 meses a 4 años, y podría seguir su proceso en libertad pagando una fianza, salvo que haya agravantes.

El jugador de las Águilas sigue en calidad de detenido, por lo que su situación se resolverá en las próximas 48 horas.