“Un solo corazón, un solo palpitar”

El equipo de niños de la Treviño Kelly que cambió la cara de la frontera Tamaulipeca, con guante, bat y pelota.

Por: , 04 de octubre de 2017, en la Categoria: Local
Click para ampliar la imagen

El deporte puede cambiar una vida… o miles, eso lo han demostrado las hazañas históricas que siguen creándose día con día.

La realidad en México es que la vida no es fácil y menos en Tamaulipas, por años se incrementaron los problemas sociales, sin embargo, siempre hay un día, un momento, en el que sabes que todo vale la pena.

Para muchos el béisbol solo es un deporte, un juego de bat, guante y pelota… un juego de niños.

Cada verano, los campeones de Ligas Pequeñas en el mundo se reúnen en Williamsport, Pensilvania, para determinar el Campeón del Mundo en Ligas Pequeñas.

Desde 1939 las Little League World Series Baseball han sido base en el desarrollo de beisbolistas, en el que solo niños de 12 años o menores participan en el campeonato.

Reynosa, la joya de la frontera de Tamaulipas fue representado este año por la Liga Treviño Kelly y su historia, hizo que por momentos todo valiera la pena.

El campeonato empezó enfrentando a Venezuela, la picardía de los pequeños no fue suficiente en el diamante, se sufrió la primera caída.  México perdió 4-1 con Maracaibo y en Reynosa los titulares eran de conflicto.

Los Tamaulipecos se levantaron para el segundo juego, se vino Italia y se mostró la fuerza cañonera de Emiliano Garza “fue muy bonito, era mi sueño hacer un home run, fue el más largo del torneo, no estaba tan duro el pitcher y quería darle con todo”, México acabó con ellos 13-0.

Llegó Corea y el picheo fue perfecto, el juego más cerrado del torneo, además de ser la primera vez que México le gana en Ligas pequeñas, “fue un rival muy difícil pero se logró la victoria 1-0” señala Jorge “Cope” García Cienfuegos.

Agregó, “Fue un orgullo que el deporte que yo amo en lo personal fuera a cambiar una ciudad que ha estado pasando por mucha inseguridad. Fue a través de un deporte tan bonito que ayudó a que todo lo malo se detuviera”.

Reynosa iba por el camino largo en la competencia, pero con unos niños seguros de lo que estaban logrando.

El deporte como la vida dan revanchas y las cosas buenas llegan a los que saben esperar, pero las mejores a los que no se rinden y luchan… ellos obtuvieron la suya ante Venezuela.

“Está muy padre, cualquiera puede llegar, no es imposible pero hay que echarle ganas”, Sergio Adame segunda base. México ahora sí derrotó a Maracaibo con marcador de 8-0.

Nadie los podía parar, el apoyo era esencial, “échenle mucho corazón, si ustedes ponen esa pasión con la que juegan, pero sobre todo ponen el orgullo de su tierra, de representar no solamente a Reynosa y a Tamaulipas, si no a México van a lograr ese triunfo”, fue el mensaje del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

Las redes sociales de los reynosenses ya no hablaban de incidentes, de situaciones de riesgo, hablaban de la Treviño Kelly y su paso en el campeonato de Little League.

 

Siguió Canadá y los de Reynosa lucían imparables, nunca se rindieron “no podías cometer errores y te da sentimiento, todos te apoyan y no la quieres fallar”, Saúl Soto (jardín derecho).

Llegaron a la final Internacional, ante Japón, la potencia del torneo, los campeones de prácticamente cada año. En la final Internacional hasta los Texanos se unieron, ofrecieron palomitas en el centro cívico y esperaban la victoria de la Treviño Kelly, ni la alerta del huracán Harvey acababa con el ánimo.

Mensajes de aliento llegaban de todas partes, “la Treviño Kelly me enseñó a soñar en grande, apoyaba el reynosense Jorge Cantú desde Tijuana.

… no se logró, México sucumbió 5-0 con los nipones.

Si el equipo de Reynosa hubiera llegado a la final de finales, como campeón internacional, habría podido romper el empate histórico que México tiene con Estados Unidos. En seis ocasiones que ambos países se enfrentaron en la gran final, se repartieron tres victorias para cada uno. Los mexicanos ganaron  en 1997, 1958 y la más memorable 1957, cuando el serpentinero Ángel Macías lanzó el único juego perfecto en la historia de Williamsport.

Cuando más difícil es la victoria, mayor es la felicidad de ganar, ellos nunca se rindieron, su cara podía ver el sol.

A pesar de no llegar a la final, Tamaulipas terminó tercero mundial, venció a Carolina del Norte en un gran juego 14-8. No había nada que lamentar, ellos ya habían ganado, Tamaulipas ganó con ellos.

“Un tercer mundial en el torneo más prestigiado en Ligas Pequeñas, pues, es algo demasiado grande y no estamos conscientes de lo que hicimos; cuando llegamos nos dieron las gracias por hacer vibrar a la ciudad”, Erick “Toro” Vázquez.

En una muestra de unión del Valle de Texas con Tamaulipas, el Gobierno de la Ciudad de McAllen, proclamó el 25 de septiembre como “El día de la Liga Pequeña de Béisbol Treviño Kelly” en honor a los peloteros reynosenses que lograron el tercer lugar dentro de la serie mundial de Ligas Pequeñas en Williamsport, Pennsylvania, y todo fue con un grito de guerra en el que se convirtió “un solo corazón, un solo palpitar”.

 

Encuentra mas notas relacionadas a estas Etiquetas: , , , , ,

Comenta esta noticia!