24 horas antes de que se comenzaran a vender los boletos, aficionados de Correcaminos, ya habían comenzado hacer fila, en las taquillas del Estadio Marte R. Gómez, y la noche de ayer, previo a la venta delos boletos para la final de ascenso entre Correcaminos ante León de este miércoles, más de 700 victorenses se encontraban formados.

A lo lejos se escuchaba “pásame el chesco, para no dormirme” y es que nadie quería pegar el ojo y verse sorprendido por la mañana, ya que cualquier espacio retrocedido; sabían que los podía dejar fuera de la final.

Entre casa de campaña, cobijas, y uno que otro pedazo de cartón, la afición naranja acampaba a las afueras de las taquillas.

“La verdad esto nos va a salir más caro que el boleto, estamos aquí desde un día antes, acampando, por los boletos de la final, y es que no todos los días se ve una final de ascenso”, contestaba Doña Dolores.

Y es que no es nada fácil aguantar las noches calurosas de la capital del Estado y menos sin una bebida de cebada bien fría, ya que en esta ocasión, la policía Estatal y militarizada acompañaba a los seguidores de Correcaminos.

Así que entre cantos, vivas y porras a favor del cuadro universitario, los fan del equipo de casa se dispusieron a pasar lo que resta de esta noche, esperando que a partir de las 9:00 horas adquieran su boleto para el partido.

Galería