Ozimar Suarez, un jinete sin miedo

Por: , 18 de mayo de 2015, en la Categoria: Local
Click para ampliar la imagen

Por: Fabián Meléndez

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El Rodeo Extremo sin duda es uno de los deportes con más riesgo que pueda existir, debido a que el jinete monta como comúnmente le llaman “a pelo” solamente sosteniéndose  de un cincho que es atado al toro, el vaquero queda propenso a severas caídas o golpes que el animal le pueda dar.

Para Ozimar Suarez Barbosa  jinete de Sao Paulo Brasil, con más de 22 años de trayectoria, y que empezó a los 12 años de edad en la categoría juvenil,  señala que  el rodeo es un sueño y que gracias a Dios sigue viviendo.

“Es un sueño, vivo en él, gracias a Dios vivo mi sueño cada fin de semana en un rodeo, en 22 años he sido 2 veces campeón brasileño, 2 veces campeón internacional  en México y campeón mundial en Estados Unidos, yo me siento bendecido por Dios al seguir en esto que tanto me ha dado”, comenta el jinete a Extremo Deportivo.

Indicó que la mayor satisfacción de un jinete en cada monta es completar el tiempo requerido y que  para practicar este deporte de alto riesgo se necesita mucha preparación física y mental.

“La mayor satisfacción de un jinete es completar los 8 segundos al montar su toro, yo  me preparo toda la semana para poder tener los 8 segundos tanto físicamente y mentalmente, buscar a Dios, Dios está dentro de uno, no está arriba, todo eso me ha ayudado a seguir en esto del rodeo, en esto de la jineteada”, subrayó.

Como cualquier deporte siempre hay riesgos de lesiones,  el rodeo no está exento de eso y Ozimar  Suarez es el vivo ejemplo de que las lesiones dentro de este deporte están a la orden del día, ya que comentó que en toda su trayectoria ha sufrido 46 fracturas.

“Eso si he tenido 46 fracturas, de esas 46 la más trágica que me quedó, pero gracias a Dios que dio la fuerza para salir adelante, fue donde tuve 14 fracturas en el cráneo y estuve 41 días en coma, cuatro meses después ya estaba arriba de los toros y regrese hasta con más ganas  para sacarme esa espina clavada que se le queda a uno”, sentenció.

Mencionó que la disciplina es fundamental para poder tener un buen rendimiento y buenos resultados en este deporte, y el no tener vicios ayuda mucho, asegura que el único vicio que tiene es su futura esposa que muchas veces lo acompaña a cada rodeo.

“Lo primero que tienes que hacer es tener una disciplina, no tomar, no fumar, eso te baja mucho el nivel físico, yo por ejemplo tengo 36 años y siento como si tuviera 20 años porque no tengo ningún vicio,  mi mayor vicio es mi futura esposa , ella canta arriba del caballo ella es mi vicio”.

Por último comentó que cuando se abren las puertas está totalmente cegado con el pensamiento de  tratar de completar los 8 segundos reglamentarios y que la gente que asista a cada rodeo que aplaudan estas suertes que realiza montado en los toros, ya que los aplausos son el incentivo del jinete.

DSC_0350

Comenta esta noticia!