Fuga de “Piernas”

Las reglas en la Liga MX desfavorecen cada vez más al jugador mexicano y dan mayor oportunidad a foráneos, creando una migración de futbolistas a Estados Unidos y otros países.

Por: , 22 de agosto de 2016, en la Categoria: Local
Click para ampliar la imagen

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Dentro del futbol mexicano existe un sin fin de historias que cada seis meses se viven por los movimientos generados en el Régimen de Transferencias (Draft).

Ahora con la nueva regla impuesta por la Federación Mexicana de Futbol, 10/8 las posibilidades para los jugadores nacionales disminuyen aún más.

Un lista larga de futbolistas pierden la oportunidad de continuar en actividad dentro de la Liga Mx y del Ascenso, algunos regresan a su ciudad de origen para esperar las nuevas fechas de  las negociaciones, otros atienden negocios personales, algunos si corren con suerte emigran al futbol de playa o al futbol rápido, otros tantos se quedan en “el barrio” jugando en ligas locales en donde se juega y se gana por partido, algunos más se despiden del futbol, mientras otros emigran en búsqueda de oportunidades de trabajo y actividad futbolística.

Este acontecer de los jugadores que al pasar el Draft y no lograr acomodo en algún otro equipo, tienen que buscar la oportunidad de seguir practicando el futbol en un País extranjero, pues en México ningún Club puede mantenerlo en sus filas. Si no fue en el Régimen de Transferencias, no puede ser después.

Si el promotor no se “movió” para acomodarte, ya no la hiciste en México al menos por seis meses, si tu equipo te puso en oferta y simplemente otro no la aprovechó, pausarás en tu carrera por al menos 180 días, demasiado cuando se trata de un futbolista profesional.

La lista de nombres de quienes emigran de México es larga, a través del tiempo un sin fin de jugadores se han instalado en el país vecino, pues las condiciones laborales siguen siendo mejor del otro lado del Río Bravo e incluso esto lo demuestra el fenómeno de migración que también se vive en el futbol.

Los partidos allá son los fines de semana, sábados y domingos, a veces dos, en ocasiones tres juegos, los dueños de los equipos invierten bien en sus planteles, pues los torneos son importantes en lo económico para ellos.

Incluso se llega a tener actividad entre semana, no hay concentraciones ni juegos de visita ni local, todo se desarrolla en las canchas en las que al terminar un juego inicia el otro.

Alfredo “Woody” Sánchez ex jugador del América y Veracruz es uno de tantos que actualmente se encuentra en el país de las barras y las estrellas, le ofrecieron la oportunidad de viajar a Chicago, Illinois, y ser parte de un equipo informal de futbol que pertenece a la “CLASA (Chicago Latín American Soccer Association) League”, una liga casi en su totalidad hispana y además combinarlo al mismo tiempo con trabajo.

“Esto es parte de, ya lo sabes, pero no deja de ser complicado, sabes que cada seis meses vas a esta con la incertidumbre de no saber si tendrás trabajo, o para donde hay que irse, con todo y familia moverse y si no buscarle, uno no puede cruzarse de brazos”.

Es difícil para todos, hay historias de todos colores. Hay futbolistas que rindieron excelente durante un torneo y no lograron acomodo, hay algunos otros a quienes los números no les favorecieron, tuvieron poca o nula actividad, tienen Club y así es el futbol.

Estados Unidos, es la mejor opción en cuanto a estilo de vida y opciones de jugar a un buen nivel sin ser equipos o partidos profesionales, si no “del barrio”, porque además de ganar por partido en dólares te ofrecen trabajo.

Aquí entra todo tipo de oportunidad laboral, coloquialmente se le llama “talacha”, son trabajos de pintura, mantenimiento, aseo, ventas, carga, jardinería. Sí, así como lo hemos visto en películas.

Aquí lo complicado es dejar a un lado la preparación física profesional para buscar la mejor opción de sacar a tu familia adelante.

Estar lejos de su familia, dejar hijos, esposa y la cercanía de estar junto a ellos.

El estar en un País complicado para los requisitos de ingresar a él hace que no puedan viajar constantemente para verse, además, las fronteras que existen en telecomunicaciones también limitan el contacto entre sus familias, lo que hace que el tiempo para ambas partes transcurra lento, en ocasiones son tres o hasta seis meses sin poderse ver.

La vida de un futbolista lleva consigo estos “contra” de muchas veces perderte de fechas especiales, sin embargo, en México, es más fácil estar cerca y en contacto con tus seres queridos, cosa que un país extranjero te limita por las cuestiones de fronteras.

“Tienes que sufrir un rato y digo sufrir porque no es fácil estar acá donde ni si quiera es tu país, no conoces nada pero pues acá se dio la chance de trabajo y uno tiene que buscar no quedarse parado, es lo que menos le conviene a un futbolista, parar y esta canijo parar y dejar de percibir, por eso estamos acá”.

El futbolista mexicano deberá adaptarse a una nueva cultura, a nuevas costumbres, a nuevos compañeros de equipo, a jugar sin entrenamientos, a dejar su talento en la cancha los fines de semana y el resto de ella ser un trabajador más.

“Es totalmente distinto jugar en el barrio acá, hay nivel pero no tienes un ritmo constante, no se entrena, cada quien por su cuenta lo hace hay más o menos para defenderse, sirve porque la exigencia es buena, a veces son dos o tres partidos los domingos”.

Muchos de los jugadores buscan la oportunidad de probarse en los equipos profesionales de la MLS, en la liga profesional de futbol rápido llamada Indoor, en esta categoría uno de los mexicanos que brilló fue Adolfo “Bofo” Bautista, otros jugadores de nombre como Omar Bravo, Gerardo Torrado, entre otros, encuentran sus últimos años en ligas inferiores, algunos otros permanecen en el barrio y se mueven de un equipo a otro, tratando de buscar la mejor opción.

Mientras algunos solamente están por temporadas, como el caso de José “La Chiva” Rosas quien actualmente es parte de Correcaminos, pero que antes de llegar al equipo naranja jugó precisamente en este torneo, algunos otros crean su estilo de vida en aquel país, como el caso de Alejandro “Kawachi” Hernández, quien militó en las filas de Correcaminos en el año 2009 y ahora formó su familia en Chicago.

Así se cuentan muchas historias que por las circunstancias de futbol mexicano, sus reglas y las cuestiones del destino mueven las piezas del ajedrez dejando fuera del tablero a caballeros que buscan sobrevivir en otro tipo juego.

Comenta esta noticia!