Ciudad Victoria, Tamaulipas.- La situación económica que se vive en la actualidad, ha generado que los tamaulipecos busquen oportunidades de subsistir fuera del estado, incluso hasta en otro país.

Los árbitros en la capital tamaulipeca han sido víctima constante de agresiones físicas y verbales, por ello han decidido emigrar a otro lugar para ejercer su profesión.

Estados Unidos, llamado el país de las oportunidades, se ha vuelto la tierra para los silbantes de Ciudad Victoria, quienes han decidido acudir cada semana o quince días a desarrollar su profesión, de manera más tranquila y mejor pagada.

En este sentido un grupo de ocho nazarenos victorenses decidieron prestar sus servicios a diferentes torneos de los Estados Unidos, en ciudades como Mission, Brownsville, McAllen y Edimburg, todos ellos en el Estado de Texas.

“Buscamos el sustento para nuestras familias, en Ciudad Victoria es cierto que hay mucho trabajo, pero la verdad es mal pagado, el arbitraje acá en Estados Unidos te deja más económicamente, y hay más partidos para trabajar”, comentó Javier Hernández Rodríguez, quien fue quien abrió punta para los nazarenos de Victoria.

Señala que tiene cuatro años viajando a Estados Unidos para prestar sus servicios en los diferentes torneos, el buen trabajo realizado lo ha recomendado y así lo han contratado más dueños de torneos y ligas, incluso hasta se ha convertido en coordinador de árbitros.

“Tengo cuatro años participando en eventos en Estados Unidos, el árbitro mexicano es muy valorado allá, nosotros corremos, estamos cerca de la jugada, aplicamos el reglamento como es, pero también somos flexibles a todo eso le sumamos que vamos bien presentables y eso ha generado una gran imagen de nosotros en Estados Unidos”, manifestó.

Agregó que es como en cualquier trabajo, pues te vas ganando un lugar hasta que te consideran para ascenderte, pero todo depende de la constancia y el trabajo que se realice en los torneos.

“Antes viajábamos a la aventura, nos dormíamos en los carros, en los campos, en donde hubiera una lugar para dormir, hoy ponemos nuestras condiciones para viajar, nos pagan hospedaje y alimentación, entonces ya todo lo que ganamos nos queda libre”, sentenció.

Hernández Rodríguez dijo que llega a trabajar un promedio de 30 partidos por torneo, “En ocasiones cuando nos va bien, nos pagan los partidos a 20 dólares, a veces en 15 y en otras ocasiones a 10, a nosotros nos conviene, porque lo convertimos a pesos y a como está el precio del dólar es una gran ganancia”, manifestó.

Agregó que conforme fueron pasando los torneos se fue haciendo de amistades, y fue así como se abrió la puerta para que nuevos silbantes se fueran sumando.

“Ya después tuve oportunidad de llevarme otro árbitro más, hasta que en este último torneo me lleve ocho silbantes para que entre nosotros trabajáramos todo el torneo”, indicó.

Los silbantes han acudido a torneos de escuelas como Rayados del Monterrey, Atlas, América, FC Dallas, Superior Soccer League, Texans League, FC Dallas, Copa Houston, Copa San Antonio, entre otros más.

“Es bien pagado, además de que es un fútbol diferente, todas son categorías infantiles, pero juegan tres contra tres, cinco contra cinco, fútbol siete, fútbol ocho y fútbol asociación, por eso nos conviene arbitrar allá”, dijo Hernández Rodríguez.

En esta última asistencia hace quince días, los silbantes viajaron a Mc Allen, a trabajar en el torneo Copa Atlas 2016 Spring Cup, en donde trabajaron un promedio de entre 20 y 26 cotejos entre viernes, sábado y domingo.

“Vivimos una gran experiencia, desde el árbitro que cruzaba por primera vez a Estados Unidos, como el que no sabía usar la regadera del hotel, también el desconocer el idioma juega un papel importante, a veces vamos a almorzar al Stripes y pensábamos que el refresco era con refill incluido y a la mera hora nos lo estaban cobrando, pero son anécdotas importantes”, manifestó.

“La cultura del jugador de Estados Unidos es diferente, se dedican a jugar y a competir, son más disciplinados rara vez te reclaman o te insultan o te quieren agredir, el que se pone muy “loco” es el “pocho” o el ilegal allá que te quiere reclamar todo”, comentó.

Dijo que si alguna persona intenta agredir a los árbitros, de inmediato actúan la policía, asegurando “Allá tenemos todas las garantías para ejercer nuestro trabajo, es bien pagado y además nos tratan bien”, finalizó.

En esta ocasión los silbantes que han acudido a desempañar su trabajo en Estados Unidos son; Javier “La Vaca” Hernández Rodríguez, Ezequiel “Cheque” Alfaro, Héctor “Refill” Ponce, Raúl “Gorditas” Hernández, Eloy Alfaro, Agustín Hernández, Jorge Barrientos y Alberto Sandoval.

Los silbantes se preparan para futuros eventos como FC Dallas Cup, Copa Rayados, Superior Soccer League, Copa Houston, Copa San Antonio, Copa América Mc Allen, Copa Atlas, Copa Pachuca, entre otros torneos más.

Galería