Aaron Rodgers, quarterback de Green Bay, dejó el partido ante los Lions de Detroit para ser evaluado por una posible conmoción cerebral.

Las cámaras de televisión captaron al pasador dirigiéndose al vestidor y más tarde el equipo confirmó oficialmente que su lugar será ocupado por DeShone Kizer.

Durante su tiempo en el campo, Rodgers completó tres de cinco intentos para 26 yardas.

Los Packers (6-8-1), que no tienen posibilidades de acceder a los playoffs, caen en su campo el segundo cuarto del partido por 14-0 ante los Lions (5-10).