Este terrible hecho causó consternación a los espectadores, a los comentaristas y al propio Chris Williams.

El referee actuó a tiempo para detener la pelea al darse cuenta de que la lesión que presentó el peleador era de consideración. Por lo que la pelea terminó en nocaut técnico.

El combate lo realizaron en Louisiana en el Horseshoe Casino Riverdome.