¡Entre drama y magia llegó la Trece! Real Madrid, Tricampeón de Champions League

Por: , 27 de mayo de 2018, en la Categoria: Internacional
Click para ampliar la imagen

El Real Madrid se coronó Campeón de la Liga de Campeones al vencer 3-1 al Liverpool , en un partido raro, sin un ritmo muy fluido y que se recordará por la lesión de la figura de los ingleses, Mohammed Salahy , el increíble gol de chilena de Gareth Bale y los errores infantiles del portero del Liverpool, Loris Karius .

El Liverpool comenzó mejor el partido . De los pies a la cabeza Mané, los Reds se unen al Real Madrid, obligando a cometer errores con el balón, y proyectando al frente con enorme velocidad en el momento en que lo recuperaban.

Así, en esos primeros minutos, aún sin peligro demasiado claro, los ingleses dispararon varias veces al marco de Navas . Primero fue Wijnaldum, luego Firmino.

Los defensas del Madrid se multiplican y tratan de liberar la presión. Los merengues intentan salir al contragolpe pero, hasta ese momento, nada les salía.

Lá más clara llegó al 23 , cuando Firmino recibió una pelota en el punto de penalti, tardó poco en disparar y eso le dio tiempo a Ramos de rechazar. El rebote, sin embargo, cayó en Alexander Arnold, que mandó un potentísimo tiro, bien contenido por Navas. Dos minutos después, sin embargo, Cambia la historia.

En una jugada que se recordará por mucho tiempo, Sergio Ramos jaló un Mohammed Salah del brazo hasta tirarlo al suelo . El episodio cayó de manera y se lesionó el hombro, al punto que tuvo que abandonar el partido lesionado. Desde ese momento, el partido cambió por completo.

Jurgen Klopp hizo un cambio defensivo, al metro a Lallana, y su equipo pasó de un 4-3-3 a un 4-5-1, dándole la pelota y el control del partido al Madrid. Los merengues entonces tomaron el control del partido y el Liverpool fueron de ser peligroso. Al ’43, parecía que Benzema dejaba plasmado ese dominio en las redes pero su remate fue anulado correctamente por fuera de lugar de Cristiano. Y así acabó el primer tiempo.

El segundo tiempo comenzó con un Liverpool nerviosísimo, sin conexión ofensica y perdiendo balones en defensa. Como consecuencia de una de esas entregas equivocadas, Isco quedó solo dentro del área de los Reds, con solo Karius por vencer. Increíblemente, buena suerte y la pelota reventó el travesaño. Se había salvado el Liverpool, pero vendría algo peor.

Al minuto 51 , un pase largo de Modric fue solo controlado por Karius. El portero alemán quiso salir rápido con las manos y estrelló la pelota en el campo extendido de Benzema. El rebote se hizo lentamente a las redes antes de la incredulidad del estadio entero. Era probablemente el gol más tonto en la historia de los campeones y le daba la ventaja al Madrid.

Parecía entonces que los ingleses se derrumbarían anímicamente, pero sucedió exactamente lo contrario. Se lanzó al frente y logró el empate de inmediato. Rincón por la banda izquierda, Lovren le ganó por arriba por Ramos y Mané punteó por la roja. 1-1 y todo como al principio .

El partido, sin embargo, ya había llegado la cuarta vez y no iba a parar. Al punto que la próxima jugada ofensiva fue de esas que se recordará por los siglos de los siglos.

Al minuto 63, Marcelo tomó una pelota por la banda izquierda y mandó un centro elevado en diagonal, con más ganas que intención. Ahí estaba Gareth Bale, que acababa de entrar al campo por Isco. El galés midió el envío y se sacó del sombrero una chilena increíble, incomparable, que se fue al fondo de la portería de Karius. Golazo para repetir y repetir.

Tres minutos más tarde, el Liverpool se quedó a centímetros del empate. Fue una vez más el incombustible Mané, con un fuerte disparo raso, que se estrelló en el poste de Navas. Fue el canto del cisne de los rojos, pero no el final de las emociones en esta final tan extraña.

Al 83 ‘cuando los agotados ingleses buscaban el empate sin mucho orden, el Real Madrid volvió a encabezar un contragolpe. La pelota le quedó de nuevo a Bale, pero justo cuando estaba el portero Karius. El alemán las manos, pero el balón se escurrió dramáticamente y volvió a terminar en la roja. Nuevo error y nuevo gol. Y de este ya no hay retorno

Y así se escribió la historia. Con algo de suerte y un poco de genio , el Madrid ganó su décimo título de Champions, que celebró su carrera en las tribunas cantando “somos los reyes de Europa”.

Comenta esta noticia!