Inolvidable es el sábado 10 de diciembre del 2011, la sequía de títulos terminaba en Correcaminos; con gol de Tomás Domínguez al minuto 84, se aseguraba el primer paso para el regreso a Primera División.

Un partido que inició sin el silbatazo del árbitro, cuando el autobús de Correcaminos fue detenido por autoridades michoacanas, para arrestar al mediocampista Ignacio Carrasco por una deuda a una casa financiera.

Los universitarios llegaron al Juan N. López con el susto y la impotencia de perder a uno de sus compañeros, pero eso solo era el inicio.

Una afición que no se sentía apegada con su equipo; un equipo que había viajado de Orizaba, para convertirse en michoacano, era lo que reflejaba la grada, que no llenaba el inmueble de la Final de la Liga de Ascenso.

El silbatazo arrancó las acciones del encuentro y los Reboceros no tardaron en mostrar que iban por todo ante los de la UAT.

Las primeras llegadas fueron del equipo michoacano, unas se iban por encima, otras pasaban por un costado, y otras con gran actuación de Eder Patiño, pero la bola simplemente no entraba.

Correcaminos hizo su trabajo y no cayó en provocaciones, los de La Piedad poco a poco entregaban el juego y los Naranjas hasta el lujo se dieron de atacar, no hubo nada para el primer tiempo y los aficionados reboceros se empezaban molestar.

Arrancó el segundo tiempo y La Piedad iba con todo al ataque, Roberto Nurse fallaba la más clara del partido, y los gritos no se hicieron esperar “fuera Nurse, fuera Nurse”.

Ignacio Rodríguez Bahena refrescaba sus piezas, sacando a Nicolás Saucedo y dándole entrada a Raymundo Torres, minutos más tarde haría lo mismo con José Luis “Parejita” López y Tomás Domínguez.

Cada saque de banda o de esquina le llovía de todo a Correcaminos, que con los cambios tomó más posesión de la pelota.

Se acercaba el minuto 83 y Nurse se perdía otra clarísima al rematar de cabeza en el área chica y mandar a tiro de esquina.

Tras el tiro de esquina, Correcaminos se vino en un contragolpe comandado por Diego Olsina, Tomás Domínguez recibió el último pase y mando el balón al fondo de la red, para el único gol del partido, cuatro por uno en el global.

Los aficionados que hicieron el viaje estallaron en júbilo, lloraban, se abrazaban y gritaban a los cuatro vientos, ¡Correcaminos es Campeón!

El tiempo se consumió y el silbatazo del árbitro llegó, Correcaminos era campeón del Apertura 2011.

Los Naranjas iniciaban el festejo, algunos se quitaban la ropa, otros corrían hacía la esquina sur del Juan N. López a agradecer a los aficionados que viajaron para apoyarlos y otros simplemente daban gracias a Dios.

Una Copa que tenía 25 años sin levantarse, era levantada en todo lo alto por el capitán Diego Olsina, Correcaminos tenía medio boleto a Primera División, Correcaminos era Campeón del Apertura 2011.

Galería