Un año en el cargo de director ha sido suficiente para que el M.V.Z. Rigoberto López Zavala se diera cuenta que el deporte en la Facultad de Veterinaria de la UAT cruza por una crisis.

Las diferentes disciplinas que colocaban a los veterinarios en el plano universitario, han dejado de tener presencia desde hace mucho tiempo, y es que el deporte en esa institución prácticamente se fue enfermando de todo y a la vez de nada, sin importar el campo tan amplio que se tiene en sus filas, donde muchos estudiantes de la noche a la mañana fueron perdiendo ese interés por representar a su facultad.

Esa escuela que algún día vivía y respiraba su identidad y que al momento de defender sus colores, era respetada por qué bien o mal al enfrentarte a esa facultad en cualquier disciplina, sabias que no sería un encuentro fácil de llevar.

Hoy en día nada de eso queda, el deporte no es ni el reflejo de lo que llegó a pesar, favorablemente y como anillo al dedo, López Zavala ya estructura un plan para rescatar y salvar esos valores que caracterizaban a Veterinaria.

No recuerdo estudiante más identificado con su bandera que los Veterinarios, que si bien en ocasiones no les tocaba el mejor de los resultados, siempre como llegaban se iban, todos unidos.

Así fueran “Perros” o “cuernos largos” como les llamaran, entre ellos existía un código de honor universitario, donde siempre se brindaban apoyo dentro de los deportes, haciendo valer su casa que por el hecho de estar retirada de la Ciudad, siempre tenía ese extra, donde sabias defenderían más su trinchera, ya sea en futbol, basquetbol, softbol, béisbol, futbol americano, voleibol, el deporte que fuera.

Hoy el interés por regresar con esa identidad y valores, aplicadas con el deporte y la vinculación académica, suena más fuerte, siendo uno de los principales candidatos el entrenador Gabriel Moreno para coordinar esa labor en la Facultad, y es que López Zavala sabe que este hombre ha dejado todo por esta institución en el plano del futbol americano desde la década de los 90s, deporte donde se forjaron muchos universitarios de esta facultad y que hoy siguen portando los estatutos como profesionistas.

Pero más allá del hombre que la coordine, es grato y satisfactorio saber que ya existe una persona que está interesada y trabajando por que la “vacuna” sea aplicada al deporte de Veterinaria, con el ferviente resultado que se alivie esta necesidad.

Veterinaria es la única Facultad de la localidad que cuenta con gimnasio propio, así como campo para futbol, softbol, futbol americano, béisbol, y cancha de basquetbol, ojala que la intervención sea pronta y viable para poder ver ese regreso a los deportes de Veterinaria en la UAT.

Recuerde que haciendo deporte se disfruta más la vida.

Comentario: borrega@extremodeportivo.com Facebook: José Juan García