El Máster de los Deportes

Se va, se va y se fue

Por: , 28 de agosto de 2013

El momento que vive el rey de los deportes en Tamaulipas es muy bueno y parece que viene mucho mejor.

Pablo Ortega, Ismael Valdez y Jorge Cantú están participando con los Tigres de Quintana Roo, luchando por el campeonato de la Liga Mexicana de Beisbol frente a los Sultanes de Monterrey en donde se encuentra participando en las sucursales el reynocence Marcelo Martínez.

A principios de este mes fue anunciado en los Estados Unidos la firma de contrato del joven pitcher victorense de 20 años Gerardo Reyes con las Mantarrayas de Tampa Bay.

El “Pollo” como es conocido, se incorporará con los de la Florida el próximo mes de septiembre, teniendo como plazo el mes de febrero para incorporarse a los entrenamientos primaverales con el primer equipo.

A Reyes súmele también que ya se está cocinando y podría ser noticia de horas que el lanzador matamorense de 17 años Henry Martínez firme con los Diamantes de Arizona.

Ellos dos tratarán de seguir los pasos de Dallas Alexis Martínez quien se encuentra jugando ya en las sucursales de los mulos de Manhattan en los Estados Unidos.

Agregué también al zurdo Rubén Molina quien también se encuentra a punto de viajar a Culiacán para enrolarse con los Tomateros, Carlos Balboa quien a sus 17 años ya debutó como cátcher con los Broncos de Reynosa y una lista más de 20 peloteros estatales que se encuentran participando en campeonatos nacionales y mundiales alrededor del mundo.
 
Esto habla que el rey, está más vivo que nunca en el estado y es momento que las autoridades se den cuenta del gigantesco potencial que tenemos en Tamaulipas en el deporte que más triunfos le ha dado a nuestro estado, por encima de todos los deportes incluyendo el futbol.
 
Afición liguillera

A la afición de victoria, hay que hacerle el llamado para que ya se quiten ese mote de “afición liguillera” que tienen y que tanto les enoja. Ayer solo 2813 aficionados estuvieron presentes en el “Monumental” Marte R. Gómez y la verdad el espectáculo futbolístico supero por mucho las expectativas de todos, pero muy pocos estuvieron presentes para presenciarlo.

Es el momento que toda la afición naranja se una, porque si no jamás volverán a ver equipos de primera, al menos que les guste estar en la división de plata por el resto de su victoriana vida.

Comenta esta columna!